Tensión muscular a causa del estrés. ¡Descubre cinco soluciones prácticas!

Mujer con muchos seguidores
¡Conviértete en una influencer en las redes sociales!
February 18, 2019
Una mujer superando los obstáculos
¿Cómo la adversidad puede alimentar tu fuerza interior?
February 20, 2019
Show all
Una persona estresada

El estrés puede causar una fuerte tensión muscular, para solventar este problema te recomiendo descubrir en mi artículo cinco soluciones.

El estrés se ha convertido en la enfermedad del siglo XXI. Aunque muchas veces pase desapercibida, esta condición puede generar graves consecuencias para los diferentes aspectos de tu vida, tus relaciones y tu organismo. Hace unos años se pensaba que el estrés era sólo una condición mental, pero se ha descubierto que es la principal razón detrás de la tensión en distintos músculos.

¿Cómo aparece la tensión muscular por estrés?

Debido a que nuestro cerebro interpreta situaciones estresantes como situaciones de peligro, envía señales a nuestro cuerpo para responder a ellas. Esto sólo genera que nuestros músculos se tensen para producir una respuesta automática en el momento que se requiera.

El problema es que estas situaciones de estrés, normalmente, no requieren dar respuestas físicas, sino que se trata más de resolver problemas en el trabajo relacionados con tus responsabilidades y tareas. En otros casos, son situaciones alrededor de tu vida personal que tampoco requieren respuestas físicas; en ocasiones así, las emociones juegan un papel importante.

En cualquier situación de estrés, hasta que el cerebro no se sienta seguro, la tensión sobre los músculos no pasará. Es por eso que los médicos y terapeutas profesionales recomiendan controlarlo para que no repercuta en tu organismo, ya que puede ser muy peligroso cuando alcanza el nivel crónico.

Lugares comunes para la tensión muscular por estrés

Dependiendo del nivel de estrés al que esté sometida, la tensión podrá aparecer en distintos lugares a la vez. Sin embargo, existen zonas comunes para su constante aparición,estas son:

  • Rostro: en situaciones de molestia, enojo y perturbación, nuestro cerebro envía señales para que el rostro se contraiga, generando tensión en ciertos músculos que usamos a todas horas.
  • Cuello: esta parte del cuerpo es la más afectada cuando realizas trabajos de oficina (los más comunes en el campo profesional), razón por la cual sientes dolor en el cuello cuando llegas a tu casa luego de la jornada laboral.
  • Hombros: se suman al dolor del cuello, además de que el estrés puede generar contracturas en esta zona, lo que lleva a que sea imposible levantar peso con los brazos pues el dolor puede volverse insoportable.
  • Espalda: junto al estrés acumulado por el trabajo, la mala postura es una adición a los dolores que se ubican en la espalda, por eso mucha veces te cuesta quedarte dormida y tener el descanso necesario ya que encontrar una postura correcta es difícil con estos dolores.

Soluciones para la tensión muscular

Más que soluciones, es mejor explorar formas de aliviar estas tensiones y dolores musculares porque nunca habrá una respuesta definitiva sino se resuelven primero las situaciones estresantes en las que estás envuelta. Además, los nuevos estilos de vida que llevamos nos enfrentan a situaciones de estrés a diario. Entre las recomendaciones están:

  • Toma baños relajantes: una buena manera de combatir el estrés al que te ves expuesta diariamente es llegar a la casa y preparar un baño relajante sólo para ti. Sé que suena más fácil decirlo que hacerlo -especialmente porque en el hogar te consigues con más responsabilidades-, pero debes tratar de encontrar un tiempo para ti; de esa manera evitarás acumular más estrés y eliminarás el sumado en el día, obteniendo un sueño y descanso adecuado.
  • No lleves trabajo a tu casa: trata de cumplir con tus labores durante las horas establecidas, no trabajes fuera de ellas o te lleves las actividades pendientes a la casa pues en ese lugar debes pasar tiempo con tu familia, resolver los problemas personales que se presenten y dedicarte a ti misma. Trabajar de más sólo aumentará tus dolencias.
  • Realiza una actividad física: practicar ejercicios te ayudará a reducir tus niveles de estrés y estar con la energía a tope para las asignaciones a realizar durante el día que tienes por delante. Por eso es mejor cumplir la rutina de ejercicios antes de comenzar la jornada laboral, así que busca la actividad que mejor se adapte a tus gustos, nivel de resistencia y, por supuesto, que contribuya a disminuir la tensión muscular.
  • Prioriza tus actividades: la mejor manera de evitar el estrés es logrando una buena organización que tenga prioridad sobre lo que necesitas hacer primero. Llevar una vida acelerada y tratar de sacar todo lo pendiente con urgencia, sólo aumentará tus niveles de estrés. Lo ideal es definir qué necesitas primero para llevarlo a cabo de inmediato.
  • Busca tu propia manera de desestresarte: aunque yo llene este artículo de maneras para bajar tus niveles de estrés y aliviar la tensión muscular, eres tú la que debe encontrar tu propia manera de lidiar con él pues tú te conoces mejor que nadie y sabes cuáles son los problemas por los que pasas. Así que de ti depende encontrar la solución perfecta para las situaciones estresantes.

El estrés es algo a lo que nos enfrentamos todas debido al estilo de vida tan acelerado que llevamos. En ningún momento debemos dejar que este domine nuestras vidas; por eso, aprender a manejarlo y controlarlo es vital para evitar condiciones adversas de salud.

Si quieres obtener más recomendaciones y tips, visita mis redes sociales y mi blog, allí encontrarás más información de utilidad para tu vida diaria. ¡Transforma tu vida, un cambio a la vez!

Mujer con dolores musculares
Algunos dolores musculares pueden ser la causa del estrés.

Twitter: @Dkstoreus

Facebook: Daniela Kosan Store

Instagram: @dkstoreus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *